Evolución del Liderazgo
folder_openLiderazgo

En artículos anteriores mencionamos la necesidad del “Liderazgo Ágil” en el cambiante y complejo mundo actual. Ya que la evolución tecnológica, los desafíos sociales y ambientales exigen personas con un enfoque de liderazgo ágil y transformador. Se requieren líderes capaces de inspirar y ejercer una influencia positiva sobre las personas con quienes se rodean. De esta forma, se busca que logren desarrollarse mediante el aprendizaje continuo en cualquier ámbito en que se encuentren. Todo esto, sin necesidad de ocupar una posición jerárquica relevante dentro de una organización.

El Enfoque Clásico del Liderazgo:

Quizás muchos aún tenemos en mente el enfoque clásico de un líder: director de una empresa (CEO), supervisor o jefe de departamento, presidente de un país. Es decir, aquella persona que sólo mediante una posición de autoridad formal o jerárquica en una organización puede tomar decisiones y dirigir. Y normalmente, asociamos a este tipo de líderes con las siguientes características:

  1. Una persona que tiene toda la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan mediante el control y dirección sobre las acciones y comportamientos de los demás.
  2. Que sólo está enfocado en el logro de resultados y la eficiencia en el cumplimiento de los objetivos establecidos en una organización.
  3. Centrado más en la gestión y coordinación de recursos y tareas que en el desarrollo personal y profesional de los miembros del equipo.
  4. Que debe cumplir, con toda la experiencia y conocimientos técnicos necesarios para tomar decisiones y guiar a un equipo.
  5. Que posee habilidades casi sobrehumanas que le permiten ponerse al frente y cargar con la responsabilidad de resolver todos los problemas en una organización.

Evolución hacia el Enfoque Contemporáneo del Liderazgo

La evolución del liderazgo trajo consigo el enfoque contemporáneo. Éste fomenta ciertas características y habilidades en un líder que pueden ser adquiridas o desarrolladas.

En general, se centra más en poder inspirar y motivar a los seguidores para lograr objetivos más allá de lo esperado. Con ello, consigue fomentar el desarrollo personal y profesional de éstos.

Los líderes requieren conocer los diferentes estilos de liderazgo, para poder adaptar el suyo con las necesidades y habilidades de sus seguidores en diferentes situaciones. Además, deben basar su liderazgo en valores éticos y morales. De esta forma se constituirán en un modelo a seguir en términos de integridad y compromiso. Y, también, se mostrarán auténticos y congruentes al ser honestos y transparentes. Con ellos, lograrán fomentar la confianza y respeto entre sus seguidores.

Entonces, el concepto de liderazgo de hoy no es el mismo que hace una década o un siglo, pues ya no es necesaria sólo la postura de dirigir u organizar. Sin embargo, aún es necesario romper con el paradigma del líder como una única persona al frente de un equipo o seguidores. Esto debido, al inconsciente colectivo sobre lo que significa el liderazgo. Por lo tanto, el líder ya no es necesariamente esa figura de quien depende completamente el generar motivación o inspiración. O bien, de quien depende el logro de objetivos o el desarrollo personal o profesional de los demás.

El Liderazgo Ágil y el cambio de paradigma en las estructuras organizacionales

En este sentido es importante señalar que, el liderazgo ágil busca moverse en organizaciones que no necesariamente cumplen con una estructura jerárquica/burocrática. Por ello, si cada vez más personas se desarrollan como líderes ágiles, será más sencillo evolucionar hacia estructuras o morfologías organizacionales, tales como:

REDARQUÍA. Esta estructura se opone a las jerarquías tradicionales y busca fomentar una cultura de trabajo más ágil, adaptativa y orientada a la innovación.

El término “redarquía” es una combinación de las palabras “red” y “jerarquía”. En una redarquía, se crea una red de equipos interconectados que colaboran entre sí y toman decisiones de manera más distribuida. Esto en lugar de tener una jerarquía rígida y vertical con decisiones que fluyen desde arriba hacia abajo.

En la imagen siguiente, puedes ver cómo es el modelo redárquico.

HOLOCRACIA. Consiste en un tipo de una organización “sin jefes”. Una concepción totalmente horizontal de la toma de decisiones dentro de una compañía.

En un sistema de organización donde se opta por la holocracia, ninguna persona o rol se encuentra por encima de otro. Es decir que la estructura interna de la empresa no cuenta con un orden jerárquico tradicional.

En la siguiente imagen, a la izquierda se muestra el modelo jerárquico, mientras que, a la derecha, está el modelo holocrático.

SOCIOCRACIA 3.0. También conocida como “S3”, es una tecnología social para organizaciones ágiles y resilientes en evolución de cualquier tamaño.

Es una estructura organizacional y un sistema de toma de decisiones que enfatiza la autogestión, la participación igualitaria y la distribución del poder. Se basa en principios de democracia y busca crear una cultura de colaboración y responsabilidad compartida dentro de una organización. La sociocracia se utiliza como un marco para implementar y facilitar prácticas ágiles y mejorar la eficiencia y la innovación en los equipos de trabajo.
En la siguiente imagen podemos ver cómo la evolución de la sociocracia ha llevado a una mayor adaptación en diferentes contextos organizativos. E, incluso, fusionándose en algunos casos con otros enfoques, como la holacracia, para fomentar una toma de decisiones más dinámica y humana.

Conclusión:

Está claro que, para poder evolucionar a este tipo de estructuras organizacionales, es necesario de un mayor número de líderes con una mentalidad transformadora. Es decir, que cada vez más personas logren adquirir las habilidades de liderazgo.

Sin embargo, independientemente de que se pueda lograr una evolución del liderazgo a tal magnitud, las personas que busquen y logren desarrollarse como líderes ágiles podrán enfocar estas habilidades al desarrollo personal y profesional tanto en sí mismas, como en todos quienes les rodean.

Por lo tanto, con base en todo lo mencionado previamente, no debe caber duda del porqué todos podemos y debemos transformarnos en líderes.

Autor:

Etiquetas: Liderazgo

Otros Eventos y Noticias